"El nogal y el Gordon"


Cuando llegamos no había nada que hacer, salvo certificar su muerte, los médicos intentaron reanimarlo, pero sería en vano.

Afortunadamente vinieron nuestros amigos para ayudarnos a retirar el cadáver y sus órganos prepararlos para transplantarlos a la chimenea.

Ahora tenemos un nogal menos, pero tenemos mas luz, mas leña y unos cuantos taburetes geniales y con un estilazo del copón.

El transplante de este tipo de árboles o el re-arraigo es muy complicado, tienen a partirse, cuesta una pasta, y además hay que dejarles con muy pocas ramas y para eso lo mejor es comprar otro que tardara lo mismo en ponerse igual de bonito.

Nos produjo muy pocas molestias ya que el jueves ya estaba despiezado por Daniel y compañía y no nos dejó que le pagáramos nada, es un encanto de persona y además muy útil.

Desde aquí un minuto de silencio por el nogal.

--Actualización--

Aunque parezca mentira, Galicia es así, el nogal ha revivido, lo cortamos entero, esta en el suelo, y aún así, ha revivido, tiene ramas nuevas que ya miden un metro, por supuesto no podemos dejarlas crecer ya que lo único que podemos conseguir es que salga un engendro de decenas de ramas y no un árbol como dios manda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"La restauración de la cocina de Leña"

"Gotelé sin máquina"

"Techos en pasta de Temple liso"